5 errores a evitar cuando empiezas con el Aprendizaje Cooperativo en el aula

5 errores a evitar cuando empiezas con el Aprendizaje Cooperativo en el aula

Y que yo sí cometí. Hace un par de veranos me apunté a una formación sobre el trabajo cooperativo.(si todavía no sabes qué es, pincha aquí).

Estaba súper motivada, aprendí las estructuras básicas para empezar y estaba convencida de que era una manera diferente de funcionar en el aula con múltiples beneficios:

– El alumnado aprende haciendo

– Es una metodología para trabajar la inclusión en el aula

– Aumenta  la motiación y a autonomía

– Promueve el pensamiento crítico

– Enseña a cooperar y a resolver conflictos

En definitiva: que es la caña

Y decidí ponerlo en marcha sin más demora, porque sabía que si esperaba mucho se me pasaría el subidón y porque intuía que en realidad era un cambio grande y necesitaba ese subidón y tres más como ese para poder dar el salto.

Y me lancé, y pegándome de bruces contra la realidad. Porque poner en marcha el trabajo cooperativo cuesta más de lo que a simple vista parece.

Te cuento los errores en los que se puede caer:

1# Pensar que les va a rechiflar

Cuando ves fotos del alumnado trabajando en cooperativo, suelen ser fotografías en las que aparecen súper concentrados, contentos, motivados y eso te hace tener la ilusoria sensación de que van a acogerlo como si fuera el trabajo de su vida. Y no, nada más lejos de la realidad.

Porque a trabajar en grupo también hay que aprender. Y para aprender algo así hay que salir de la zona de confort. Y puede que te encuentres con que, sencillamente, les dé la pereza de la muerte.

Además de que hacer este tipo de actividades suele suponer pensar más que hacer un ejercicio de repetir. Con lo cual… “vaya pateo” es de las cosas más suaves que van a pensar. Lo que ocurre es que con el tiempo, la cosa mejora. La apuesta es insistir y creer que va a valer la pena.

2# Creer que va a solucionar los problemas de disciplina

Vemos como en las pelis todos los problemas de disciplina se solucionan con la motivación. El alumnado que molesta en clase es porque se aburre, obvio que la solución pasa porque no se aburra

Pues lamento decirte que la disciplina debe estar resuelta antes de poner en marcha el trabajo cooperativo. Si no te has hecho con el grupo, empieza por ahí. Hay muchas maneras de hacerlo. Y a veces cuesta un tiempo. Pero ponerles actividades chulas no es lo único ni lo primero. Podrías ir combinando, probar a trabajar las estructuras en parejas antes de hacer grupos. Y mientras trabajar las normas y los momentos de silencio en los que tienes que explicar contenidos. Esto es algo básico.

3# Improvisar y adaptar las actividades del libro sobre la marcha

Esta es la manera en la que solemos empezar todos, llegamos a clase y decimos “venga va, la actividad de la página tal la vamos a hacer con el folio giratorio” “la siguiente con la estructura de la mesa redonda”. (Si quieres recordar las estructuras, te las vuelvo a enlazar, que no se diga )

Pero si lo haces así, vas a tener un montón de carga a la vez: gestionar el aula, decidir la estructura, enseñarla, etc. Y además, no estarás utilizando, probablemente, la estructura que mejor se adapta a la actividad en cuestión.

Vale la pena que lo planifiques bien y te prepares un guión, o incluso un dossier de actividades adecuadas a las estructuras. Cualquier contenido se puede enseñar con estructuras cooperativas, pero no todas valen para todo.

Y cuando tengas bien claro qué vas a hacer y cómo lo vas a hacer, lo siguiente es que se lo cuentes al grupo. Necesitan esa explicación. Les ayudará a entender lo que va a pasar y a ponerse “de cara” al cambio.

4# Por sí solo, el trabajo cooperativo no fomenta la inclusión

Es verdad que el aprendizaje cooperativo fomenta la inclusión, pero las actividades deben estar bien pensadas para que sea así. Que dentro de la misma actividad haya posibilidad de que alumn@s con diferente nivel puedan participar. Si no, acabará pasando lo de siempre. El que sabe hacer, hace; y el que no sabe, mira.

5# Pensar que ya saben trabajar en grupo

Este es el error más grave desde mi punto de vista. A trabajar en grupo se aprende. Y hace falta práctica. Las expectativas pueden ser tu peor enemigo (el mío lo fue). Piensa que llevan muchos años trabajando de una forma determinada. El cambio no se va a producir en dos días. Las estructuras hay que enseñarlas una a una, despacio, con tiempo, practicándolas. Poniendo mucho mimo a la hora de formar los grupos, para que sean heterogéneos y estén lo más equilibrados posible. Recordándoles a cada rato los roles que ocupan. Y, al menos al principio, ir sin expectativas. Cada grupo es de una manera, reacciona mejor a unas actividades que a otras. Con cada grupo podremos hacer unas cosas. Lo mejor es ir probando y no desistir.

En definitiva, implantar el cooperativo en el aula es un cambio de filosofía. De la clase magistral, donde el alumnado está pasivo escuchando, pasarás a una clase donde el alumnado está activo y es un poco más autónomo. Te convertirás en un guía más que en un guardián.

Algunas cosas prácticas que pueden ayudarte:

-Proyectar la página web classroomscreen en el proyector te ayudará a gestionar el aula. Tiene varias herramientas interesantes: un reloj, un cronómetro, un semáforo…

Cronómetro: Es importante para trabajar bien que cada actividad tenga un tiempo. Entre 2-5 minutos. Con el cronómetro proyectado, el alumnado puede ver cómo va pasando el tiempo y eso les ayuda a organizarse mejor.

El semáforo: “mide” el clima del aula. Si está verde es porque están trabajando bien, si sube el tomo lo puedes poner en ámbar. Si la cosa sigue subiendo lo pones en rojo. La idea es que aprendan a autoregularse. Para eso está el supervisor, que es el encargado de controlar cómo está el semáforo y avisar a sus compañer@s.

Para cuando se acabe el tiempo, una buena idea es usar la técnica “manos arriba”. Esto es lo mismo que en MasterChef. Se acaba el tiempo, levantan manos y dejan de escribir. En ese momento también tienen que dejar de hablar. Cuando esto cuesta, hay que practicarlo hasta que salga bien. Es fundamental que respeten los tiempos de silencio para que la clase funcione.

En fin, estos son los errores que cometí yo, aunque seguro que hay otros. ¿Cuál es la parte buena de todo esto? Que de los errores se aprende. Así que volver a intentarlo, una y otra vez, en uno y otro grupo, es la clave para que al final vaya funcionando.

¿Qué me dices? ¿Te animas?

En este enlace encontrarás todos los recursos y actividades en PDF que voy subiendo.  SUSCRÍBETE y recibe la contraseña de apertura para todos los documentos.

¡Imprime y listo!

Revisa la carpeta de SPAM y confirma la suscripción. Tu mail solo se utilizará para enviarte los PDF y las novedades de la web. Puedes cancelar siguiendo el enlace que hay en cada correo.

Revisa la carpeta de «Promociones» pues es posible que mis mails te lleguen allí.

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Carol López Laffarga .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Hostinger.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.